Compartir

Una multitud de hinchas y de personalidades del deporte y la política asisten este jueves a la Casa Rosada de Argentina para despedir al ícono del fútbol Diego Armando Maradona, quien falleció a los 60 años por una insuficiencia cardíaca.

Al lugar acudió la vicepresidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner; ante la gran cantidad de asistentes se decidió cerrar el acceso a las filas para entrar.

Medios locales reportan que a las afueras se registran choques entre la policía y algunos de los hinchas que buscaban despedir a su ídolo. Incluso se reporta que se han disparado balas de goma.

Medios argentinos esperan que hasta un millón de personas se acerque a despedir a su ídolo a la Casa de Gobierno, pese a la pandemia del coronavirus.

La muerte de uno de los mejores y más carismáticos futbolistas de la historia, acaecida el miércoles en su casa de los suburbios de Buenos Aires, disparó hondas reacciones y homenajes en todo el mundo, incluyendo a mandatarios y al Papa Francisco.

Las puertas del palacio presidencial se abrieron a primera hora del jueves, cuando ya había una larga cola esperando para ingresar a ver el féretro con los restos del astro, cubierto con una bandera de Argentina y una camiseta de la selección nacional con el número 10.

Muchos simpatizantes esbozaban unas tímidas palabras de despedida o arrojaban flores. Otros simplemente lloraban.

Compartir

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here