Compartir

La mutación, vista anteriormente en otras partes del mundo y llamada D614G, se encontró en al menos tres de los 45 casos de un grupo que se contagió cuando el propietario de un restaurante que regresó de la India, incumplió su cuarentena domiciliaria de 14 días. El hombre fue condenado a cinco meses de prisión y recibió una multa.
La cepa también se encontró en otro grupo de personas que regresaron de Filipinas.
La nueva cepa podría significar que los estudios existentes sobre las vacunas pueden ser incompletos o ineficaces contra la mutación, dijo el Director General de Salud Noor Hisham Abdullah.
La mutación se ha convertido en la variante predominante en Europa y Estados Unidos, y la Organización Mundial de la Salud dice que no hay evidencia de que la cepa conduzca a una enfermedad más grave.
Un artículo publicado en Cell Press dijo que es poco probable que la mutación tenga un impacto importante en la eficacia de las vacunas que se están desarrollando actualmente.
«La gente debe ser cautelosa y tomar más precauciones por esta cepa ahora se ha encontrado en Malasia», escribió Noor Hisham en una publicación de Facebook el domingo.
«La cooperación de la gente es muy necesaria para que juntos podamos romper la cadena de infección de cualquier mutación», agregó.
Si bien Malasia ha logrado evitar en gran medida un resurgimiento del virus observado en otras partes del mundo, la cantidad de casos nuevos encontrados en el país ha ido aumentando. El país confirmó 26 casos nuevos el sábado, la mayor cantidad desde el 28 de julio, y agregó 25 casos el domingo.

Rebrote de COVID-19 en Alemania alimenta temores sobre el
resurgimiento del virus en Europa

Alemania registró el mayor número de nuevos casos de coronavirus en casi cuatro meses, alimentando los temores sobre un resurgimiento de contagios por COVID-19 en toda Europa.
Las autoridades ya están volviendo a endurecer las restricciones de movimiento en un esfuerzo por evitar que las fiestas de verano y los viajes hagan que la enfermedad se propague. España e Italia cerraron las discotecas y Grecia restringió el horario de bares y restaurantes con la esperanza de evitar medidas más estrictas después de que acabe la temporada de vacaciones.
Los Gobiernos están desesperados por impulsar una recuperación después del colapso de la actividad en el segundo trimestre, pero no actuar de manera decisiva para evitar un resurgimiento generalizado podría significar mayores problemas para la economía en el futuro. Autoridades de Austria e Irlanda discutirán posibles nuevas restricciones más tarde este martes, mientras que los Países Bajos podrían volver a imponer límites al número de personas en las reuniones de grupo
Croacia, que depende de los turistas, también está experimentando un aumento en los contagios por COVID-19, lo que genera preocupación de que otros países implementen cuarentenas para quienes regresen de vacaciones de ese país. Según las últimas cifras, la nación del mar Adriático registró 85 casos nuevos el lunes después de un récord de 208 el pasado viernes.
Después de un éxodo de viajeros austriacos durante el fin de semana, que querían sortear la alerta de viaje por el virus que comenzaba a regir el lunes, la vecina Eslovenia podría ser la próxima en aumentar las medidas. Eslovenia, una ruta vial clave para los residentes de la Unión Europea que viajan hacia la soleada costa de Croacia, ha estado evaluando endurecer su régimen fronterizo y los ministros han sugerido que los ciudadanos regresen al país lo antes posible.
En Alemania, hubo mil 693 nuevos casos en las 24 horas hasta este martes por la mañana, la mayor cifra desde el 25 de abril, según datos de la Universidad Johns Hopkins. El número de casos diarios llegó a casi 7 mil en el punto álgido de la pandemia durante la primavera europea.
Ha habido una serie de brotes en las últimas semanas en entornos como actividades de ocio y eventos familiares más grandes, así como en instalaciones educativas y profesionales, según el instituto de salud pública RKI del país.
La canciller alemana, Angela Merkel, dijo en una reunión de su partido CDU en Berlín que el aumento de los contagios es un motivo de preocupación, aunque manejable, y que actualmente no hay margen para flexibilizar las restricciones.

El Gobierno podría tomar medidas para restringir las reuniones sociales, por el momento, a familiares cercanos.

Hay señales más alentadoras en otras partes de Europa. Italia, el epicentro original del brote en el continente, informó 320 nuevos casos de coronavirus el lunes, el aumento más bajo en una semana.

Francia registró 493 nuevos contagios el lunes. Si bien se trata de una fuerte caída con respecto al día anterior, el aumento de nuevos casos en las últimas semanas ha llevado a las autoridades a considerar nuevas medidas, como usar mascarillas en las oficinas.

El presidente Emmanuel Macron instó el lunes a los ciudadanos franceses a permanecer atentos. “En las próximas semanas, tendremos que seguir luchando contra una crisis de salud que está tomando otra forma”, dijo Macron. “El virus se está acelerando de nuevo, por lo que se requiere mucha vigilancia”.

Durante el verano, las autoridades locales cerraron algunas áreas públicas, como las playas, para evitar fiestas. Los clubes nocturnos han estado cerrados desde mediados de marzo y la prohibición de reuniones de más de 5.000 personas se extendió hasta finales de octubre.

Lo que dicen nuestros economistas
“En las dos primeras semanas de agosto, la actividad disminuyó en países con nuevos brotes, como Italia, Francia y España. La recuperación sigue siendo lenta en Alemania, Suecia y Noruega”.

Bjorn van Roye y Tom Orlik.

España, donde ha habido un aumento constante de nuevas infecciones desde finales de julio, informó el lunes mil 833 casos más. El Ministerio de Sanidad de España culpó a la vida social nocturna por el surgimiento de nuevos brotes y por poner en peligro la apuesta del Gobierno para reanudar la industria turística de 175 mil millones de dólares del país.

Indicadores de actividad diaria

Austria está discutiendo cambios en su régimen fronterizo después de que algunos vacacionistas que regresaban de la ex-Yugoslavia y Turquía se encontraran entre los factores que aumentaron la cantidad de contagios diarios a máximos de cuatro meses.

Austria registró 295 nuevas infecciones el martes, manteniendo el promedio de siete días al nivel de mediados de abril. Actualmente, más de 2 mil 200 austriacos tienen el virus, la mayor cantidad desde finales de abril y cerca de seis veces más que en junio.

En Irlanda, los funcionarios del Gobierno se reunirán para decidir sobre las nuevas recomendaciones de las autoridades sanitarias. A las personas mayores y vulnerables se les debe decir que limiten su tiempo al aire libre, informó el martes el Irish Independent. Las reuniones familiares en interiores se limitarán a seis personas y las reuniones en el hogar al aire libre, a 15, en un esfuerzo por frenar las fiestas, indicó el periódico.

En Europa del Este, Rumanía siguió luchando para contener la propagación del virus, ya que las reglas de distanciamiento social se han desatendido durante las vacaciones de verano. Rumania superó las 3 mil muertes por COVID-19 después de un número récord de nuevos casos la semana pasada.

Rumania registró mil 14 casos este martes, cerca de dos tercios del máximo de la semana pasada.

Polonia también está experimentando una disminución gradual de los contagios después de un aumento a principios de mes, con 597 nuevos casos el martes. Ucrania registró mil 616.

En la República Checa, cuya capital, Praga, es otro imán turístico, las mascarillas serán obligatorias en las áreas públicas interiores a partir del 1 de septiembre.

 

Compartir

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here