Compartir

su gestión de los sectores izquierdistas, universitarios y migrantes árabes y musulmanes, todos muy importantes para la campaña de Biden.

Estos sectores se organizaron durante las primarias demócratas para llamar a votar de forma independiente como protesta contra el apoyo de Biden a Israel y consiguieron una cantidad de votos que podría poner en riesgo su triunfo en varios estados claves.

La guerra entre Israel y Palestina está horadando el apoyo a su gestión de los sectores izquierdistas, universitarios y migrantes árabes y musulmanes, todos muy importantes para la campaña de Biden.

Además, uno de los puntos más débiles de Biden es su hijo, Hunter, quien ha protagonizado diferentes escándalos pornográficos, pederastas, de violación y uso de drogas y que hace tres semanas fue declarado culpable de tres cargos graves.

No obstante, estos puntos flácidos de los protagonistas no esconden sus fortalezas.

Fortalezas de los aspirantes
La fortaleza de Trump ha sido su propio carácter, su incorrección política que le ha permitido ganar adeptos incluso en los peores momentos, así como el regreso de una visión nacionalista que entusiasma al conservadurismo estadounidense.

republicanos, lo que puede ser considerado una afrenta a la lucha histórica del feminismo estadounidense.

Es bastante previsible que el presidente-candidato se concentre, durante el debate, en atacar a Trump más que en resaltar los logros de su gestión.

La mayor fortaleza de Biden es el mismo Trump. Hay que recordar que en 2020, cuando Trump buscaba la reelección, los demócratas diseñaron una campaña en la que más que los atributos de Biden, vendían el malestar contra Trump, conformando una gran alianza que consiguió sacarle una ventaja de siete millones de votos.

El objetivo de esta campaña parece ser similar y por ello, es bastante previsible que el presidente-candidato se concentre, durante el debate, en atacar a Trump más que en resaltar los logros de su gestión.

Lo que se espera entonces, la noche del jueves en Atlanta, más que ofertas electorales o defensa de sus respectivas administraciones, es un ataque despiadado entre dos experimentados políticos que van a hacer lo posible por mal poner a su oponente y por demostrarse, mutuamente, quién es el «más malo».

Muy probablemente ese debate demuestre quién es el favorito para ganar el 5 de noviembre y en ello reside su importancia, a pesar de los cuatro meses que aún quedan para los comicios.

Rt Noticias

https://actualidad.rt.com/opinion/ociel-ali-lopez/513940-biden-trump-estrategia-debate-presidencial

Compartir

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here