Compartir

Veinticuatro horas después de que la Casa Real británica anunciara mediante un comunicado que Carlos III padece cáncer y ha comenzado ya su tratamiento oncológico, el Rey ha reaparecido. Muy sonriente, con buen aspecto y sin dejar de saludar con la mano a través de la ventanilla del coche, ha sido fotografiado en la parte de atrás de un vehículo oficial (un Bentley State color granate) acompañado de la reina Camilla, su gran apoyo en estos complicados momentos. Ambos se dirigían desde su hogar, Clarence House, al Palacio de Buckingham, situado a escasos metros.

Durante el recorrido por The Mall, la calle que conduce hasta Buckingham, Carlos III ha estado muy pendiente de los medios de comunicación y de los curiosos que aguardaban en las inmediaciones de su hogar. A través de sus gestos ha demostrado estar animado y muy agradecido por todas las muestras de apoyo que está recibiendo desde que se conoció su diagnóstico la tarde del lunes. Y es que los mensajes de ánimo no han dejado de sucederse y han llegado desde todas partes del mundo: desde el primer ministro británico Rishi Sunak al presidente de los Estados Unidos, Joe Biden.

Es probable que desde el Palacio de Buckingham, que ahora mismo es la sede administrativa del monarca, los reyes Carlos y Camilla hayan sido trasladados en avión hasta Sandringham, en Norfolk, ya que diez minutos después de las imágenes se ha visto a un helicóptero despegar desde los jardines traseros de este recinto. Fue precisamente la citada casa de campo el destino que el monarca eligió la semana pasada para recuperarse de su operación de un agrandamiento de próstata, intervención en la que encontraron «algo que despertó preocupación». También en esta vivienda fue fotografiado el domingo mientas asistía a un servicio religioso en la iglesia de Santa María Magdalena.

La reaparición de Carlos III se producen horas después de la visita que le ha hecho su hijo menor, que ha durado aproximadamente 45 minutos. El príncipe Harry, que vive desde 2020 en Estados Unidos, ha querido estar al lado de su padre después de que este le comunicara personalmente mediante una llamada telefónica el desafío de salud al que se enfrenta. El quinto en la línea sucesoria al trono británico cogió un vuelo de urgencia que ha aterrizado en el aeropuerto londinense de Heathrow tras once horas de viaje nocturno y se ha dirigido a Clarence House. Meghan Markle y los pequeños Archie Harrison y Lilibet Diana se han quedado en California.

Otras visitas de los Windsor
También este martes el Rey ha recibido la visita de Beatriz de York y Edoardo Mapelli Mozzi. La sobrina del monarca, que es además una de sus Consejeras de Estado, ha sido fotografiada con su esposo entrando y saliendo de Clarence House en coche por la puerta trasera. Es para ella un momento difícil ya que el diagnóstico de su tío coincide también con la enfermedad de su madre, Sarah Ferguson, quien fue diagnosticada de un melanoma maligno en enero después de que en verano fuese sometida a una mastectomía tras encontrarle un tumor mamario.

Vía Hola.

Compartir

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here