Compartir

Al menos 368 migrantes fueron rescatados en el poblado de Copainalá, Chiapas, y permanecerán en el Instituto Nacional de Migración (INM) en espera de acreditar su estancia legal o ser deportados a sus países de origen.

Entre los migrantes de nacionalidades Guatemala, Nicaragua, Salvador, Honduras y Ecuador, se encontraron hombres, mujeres y niños, todos sin tener el documento oficial que les permitiera su paso por territorio nacional.

El resguardo se realizó entre el INM, la Guardia Nacional y el Ejército mexicano, quienes fueron alertados por pobladores de la zona de un grupo numeroso de migrantes que fueron abandonados en un campamento clandestino en una zona montañosa.

De acuerdo con las autoridades, las personas migrantes fueron evaluadas en la zona para saber su situación de salud, en espera de que sean movidas a las oficinas centrales del INM para que continúen con su procedimiento legal o los pueden deportar a su país.

El personal asignado a la zona centro de Tuxtla Gutiérrez trasladó a 217 guatemaltecos, 7 salvadoreños, 45 ecuatorianos, 3 cubanos, 11 hondureños, y 85 nicaragüenses, según reportes oficiales.

Se trata de 228 adultos de sexo masculino, 30 menores solos, 30 núcleos familiares con 54 miembros, y 66 personas de sexo femenino.

En un primer grupo, las autoridades trasladaron a seis mujeres embarazadas, por lo que el proceso fue lento, por la condición de estas personas.

Este es uno de los aseguramientos masivos importantes que se registra en Tuxtla Gutiérrez.

Los migrantes fueron hallados cerca del río Grijalva, una zona de difícil acceso, por lo que las autoridades acudieron caminando para encontrar a los migrantes.

Las personas fueron llevadas a la estancia provisional de Tuxtla Gutiérrez en autobuses de las autoridades mexicanas para determinar su situación migratoria en el país. (Con información de EFE)

Compartir

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here