Compartir

Habitantes de la unidad habitacional Pedregal de Cantaluna bloquean la carretera federal Acapulco-Zihuatanejo, entre los poblados de San Isidro y Pedregoso, al poniente de la ciudad, desde las 10:30 de la mañana, para exigir que la empresa Casas Paquimé se haga responsable de reparación o en su caso, de la reconstrucción de 600 viviendas que resultaron con distintos tipos de afectación durante el sismo de la noche del 7 de septiembre.

Los pobladores advirtieron que representantes del Colegio de Arquitectos les alertaron de que las viviendas ya no pueden ser ocupadas, pues con el terremoto del martes sufrieron daños estructurales, 600 de 700 casas que componen el conjunto habitacional.

Los afectados criticaron que las casas tienen en promedio de tres años de haber sido edificadas.

Exigieron que la constructora se haga responsable de la reconstrucción, antes de que pase el tiempo.

Por separado, habitantes de la unidad habitacional Vicente Guerrero 200, bloquearon el bulevar de las Naciones, a la altura del centro de convenciones Mundo imperial, a unos minutos del Aeropuerto internacional de Acapulco, en la zona Diamante, para exigir un dictamen del daño sufrido por edificios de la primera etapa.

Aseguran que están a punto del colapso, en algunos casos por la antigüedad y la falta de mantenimiento, por lo que numerosas familias ya no duermen en sus departamentos desde la noche del sismo.

Con información de La Jornada.

Compartir

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here